2009 La nueva planta de producción y la distribución en el extranjero.

En 2009, dado el éxito alcanzado por el producto, se toma la decisión de pasar de una producción semi-artesanal a otra más moderna y organizada. Todo ello sin perder el interés por los aspectos cualitativos que caracterizan el producto.

¡Orphea está lista para afrontar nuevos retos y nuevos mercados!

2000 La expansión

En el año 2004 Orphea Salvalana se convierte en el líder del mercado en Italia. La gama de productos se amplía y al perfume de las flores se añaden nuevas y originales fragancias como el perfume de Madera de Cedro de Virginia (2004) y de Lavanda Maillette (2009).  Nacen nuevos segmentos que satisfacen el deseo de protección de las Personas y de la Casa: Orphea Protección Persona (2000),  Repelentes para mosquitos y Protección Casa (2009) productos insecticidas.

1995 El viraje de la distribución en Italia

A mediados de los años noventa el afortunado encuentro entre Sylvia Bachmann y el Dr. Re, AD de Tavola S.p.A.

El empresario italiano, intuyendo el potencial innovador y ecológico del producto, estipuló un acuerdo para la distribución en Italia bajo la marca Orphea Salvalana, dotándose de una producción más articulada a pesar de tener aún muchos aspectos manuales.

1960 La evolución de un secreto antiguo....

A mediados de los años sesenta, la invención pasó a su hija Sylvia. Al haber vivido durante años en África, estudió las propiedades de las plantas y flores como repelentes para los insectos, y perfeccionó aún más la fórmula.

Nació así una pequeña producción artesanal con aspectos humanitarios, puesto que al principio se ocupaba exclusivamente de personas necesitadas. El producto era comercializado en el mercado suizo local.

1920 La origen suiza

La singular historia de Orphea empezó en los años veinte, cuando Johann Heinerich, un inventor suizo, viajando entre los cantones recogió recetas sobre algunos remedios naturales eficaces contra los insectos. Gracias también a sus conocimientos sobre hierbas, preparó una fórmula rica con más de 400 elementos extraídos de pantas y flores capaz de proteger de forma natural las prendas de lana.

Una curiosidad: el nombre Orphea fue elegido junto a su hija Sylvia y se refiere al mito griego de Orfeo, figura expresiva de equilibrio y armonía en la música, aludiendo al agradable perfume natural de Orphea.

Storia